A las personas que van a gobernar

 La Confederación de Movimientos de Renovación Pedagógica, a las personas que van a tener la responsabilidad de gobernar en los próximos cuatro años.

Después de los resultados de las elecciones realizadas el pasado 28 de mayo  la situación política actual va a experimentar seguramente cambios en distintos ámbitos. Ante esta situación desde la Confederación de MRP creemos necesario realizar las siguientes consideraciones.

  • La educación no es un arma que los diferentes partidos políticos pueden convertir en un instrumento al servicio de sus intereses partidistas. La educación es la manera propia que el ser humano tiene de permitir, desde el intercambio intergeneracional, la mejora constante de las condiciones de vida de las personas que viven en un lugar y momento determinado. Los futuros gobernantes han de superar los objetivos cortoplacistas y propiciar la formación integra de los seres humanos. 
  • La educación no se puede adaptar a los tiempos electorales, ya que tiene su propio ritmo. La educación necesita estabilidad en aquellos aspectos esenciales. El desarrollo de los programas educativos se mide por generaciones y sus resultados no son visibles hasta que no acaban los ciclos educativos. Nuestra historia reciente ha provocado cambios constantes que han provocado desinformación en la sociedad, inestabilidad en el funcionamiento de los centros escolares, desapego en el profesorado y una desregulación de muchos aspectos que ha provocado dificultades en su funcionamiento. En estos momentos se está evaluando un periodo educativo convulso. Los diferentes informes, tanto nacionales como internacionales, reflejan los resultados académicos de  un alumnado que ha tenido un recorrido educativo desde la promulgación de la LOGSE en 1992, con constantes modificaciones legales fruto de controversias políticas y no educativas. Los diferentes procesos globales de evaluación del sistema educativo han evidenciado que dichos vaivenes no han favorecido al sistema.
  • La educación no es solo una tarea de la escuela. Toda la sociedad, en su conjunto, tiene su parte de responsabilidad. Pero, la educación formal, aquella que se imparte en los centros educativos es tarea fundamental de las personas enseñantes. Es necesario, en cualquiera de las propuestas de modificación y gestión del sistema educativo, que se tengan en cuenta las iniciativas de todos los intervinientes en el proceso educativo: profesorado, educadores, alumnado, familias, medios de comunicación y responsables políticos.

Desde la Confederación de MRP queremos recordar que si bien la gestión de los sistemas educativos recae sobre los gobernantes elegidos en cada legislatura, la educación trasciende esa situación temporal. Es un instrumento de transformación dirigido a conseguir una sociedad mejor, sin desigualades, inclusiva, participativa y respetuosa. La escuela ha de ser, por antonomasia, el espacio de convivencia de las diferentes clases sociales, único camino para lograr  modelos humanos democráticos y justos. Para ello es imprescindible dar el margen de confianza y autonomía necesarios a los y las enseñantes para que continúen trabajando con entusiasmo y efectividad.